Analizando en este sentido el txistu, diremos que las características sustanciales suyas son: flauta recta de tres agujeros. Pero el resultado sonoro, ha variado a través de los años, por la evolución sufrida en su fabricación, aunque lo sustancial se ha mantenido.

Es lógico que pensemos que los primeros ejemplares,los más primitivos, fueran huesos de ave, de venado, etc., que ofrecen el tubo "prefabricado". Recordemos la flauta de Isturitz.

Más adelante las cañas ofrecían unas posibilidades de comodidad en la fabricación, pero poca consistencia y mala calidad sonora.

Cuando el hombre fué capaz de perforar la madera, el tubo se hacía con madera indígenas: manzano, castaño, boj, etc. maderas que con el tiempo se agrietan. Por esta razón los artesanos ensayaron nuevas pruebas con maderas exóticas, traídas por nuestros marinos: ébano, paddu, etc... Modernamente se han hecho nuevos ensayos con tubos de material plástico o metálico, aunque ha prevalecido siempre la madera, como material de calidad sonora inmejorable.

Cabe destacar también algunos detalles propios de cada artesano, que dan a sus instrumentos una personalidad especial, sea en las medidas empleadas, sea en la forma de practicar los orificios, o en el tratamiento de la perforación del tubo.

Estos matices son los que han influído en que el concepto del "clásico" sonido del txistu haya evolucionado.

En este aspecto creemos que la innovación más profunda en la evolución del txistu, ha sido la incorporación de la boquilla y lengüeta de metal. A partir de entonces interesó más la personalidad de su sonido y se convirtió en el instrumento rey entre los populares del País Vasco.

Pero ¿cuando incorporaron los artesanos la boquilla y la lengüeta metálica al txistu?.

Joshep Lauber afirma que la lengüeta del txistu data del siglo XV.¿Tendrá esta afirmación alguna relación con la aparición de los primeros juglares nativos del país en la misma época aproximadamente?.

Las consideraciones hechas en torno al txistu, tienen mucha aplicación a otros instrumentos musicales populares en el País Vasco.

Citamos los más importantes de nuestro folklore: el txistu en sus formas diversas de txirula, txilibitu, silbote, txistu bajo y silbote bajo; sus instrumentos acompañantes, atabal, tamboril y tambourin; la alboka; la dulzaina y el tambor; la trikitrixa y la pandereta; otros instrumentos de mayor a menos exotismo, como el zarrabete, xirolarru, kitarra, arrabita, mosukitarra, klasketa, arxaluak, adarra, txintxarriak,...

José Luis Ansorena